Pues un proyector!! Qué contestaría yo enseguida. Y muchas cosas más…

La semana pasada tuve la oportunidad de estar en la sala de proyecciones de un “multicine” de un centro comercial. Hasta ahora estaba totalmente convencido de que los rollos esos de fotogramas que pasaban por las cámaras estaban extinguidos. Pensaba que la era digital lo había absorbido todo: vamos, que el soporte de las películas de los cines era un DVD o BlueRay o cualquier soporte digital específico para este tipo de proyecciones de gran calidad, pero en formato digital… ¡Pues no! ¡Craso error! Se siguen utilizando rollos de 35mm de los de toda la vida, con ligeras mejoras que os voy a enseñar.

Esta es la película, con los fotogramas. Está enrollada en un plato metálico y, siguiendo un sistema de poleas, llega hasta el proyector y vuelve a un plato inferior al de salida en la que vuelve a enrollarse.

Al parecer, el sonido que escuchamos en la sala proviene de un soporte totalmente independiente de la cinta (tipo DVD). Se inserta en una torre con ecualizadores, sistemas de mejora y amplificación de audio, reparto de canales, etc. Esta torre la veremos en otra foto. Lo curioso es que la película de 35mm tiene información junto al fotograma que se le envía a la “torre” donde se procesa el sonido para, entre otras cosas, sincronizar las imágenes proyectadas con el sonido del soporte independiente.

No obstante, y como medida de emergencia, la cinta de 35mm dispone del canal de audio tanto en formato digital como en analógico en la parte derecha. Si hubiera algún problema con el medio independiente de audio (que se estropee, pierda, etc.) la película se podría escuchar a través del canal de audio grabado en la misma.

La banda de color verde que hay abajo contiene la pista de audio en formato analógico (si veis las rayas blancas dentro de la banda verde os daréis cuenta de que se trata de dos formas de onda pertenecientes a dos canales como las que pinta cualquier software de audio), y entre agujero y agujero del carril inferior está la información de audio en formato digital.

Nada más ver esto, me pongo a buscar en el proyector dónde se puede estar procesando esta información y con qué medio se lee. Al cabo de unos segundos: voila!!

Aquí tenemos las dos células: una para la banda verde (etiquetada como “DOBLY”) y la que lee la información digital almacenada entre los agujeros de agarre de la parte derecha (etiquetada como “DOBLY DIGITAL”). Por supuesto, la cinta pasará por allí, al igual que por otros muchos recovecos del proyector, a mucha velocidad.

Al buscar los “lectores de audio” anteriores, me encontré con éstos “PICKUPs” o detectores ópticos de proximidad. Por deducción, estos son los encargados de contar el paso de los agujeros a cada lado de la cinta (uno para cada carril) y de esta manera tener información tan importante como: la velocidad de paso de la cinta, si existe algún “enganchón” lo que provocaría que uno de los dos lectores leyera el hueco en diferente momento que el otro, o bien que la cinta deja de pasar. Entiendo que a partir de ahí, habrá sistemas de aceleren o frenen el motor, lo paren como medida de seguridad, etc.

La película pasa por delante de ellos y, enroscando o desenroscando se aproximará o alejará de la cinta. Ésta es la visión de la parte delantera de los Pickups.

Una preciosidad los proyectores. Son unos aparatos enormes. La luz la produce una bombilla de Xenón (sí, sí, la misma tecnología que en los faros de los coches) alimentadas por unos rectificadores de corriente continua que, con el arco eléctrico entre sus electrodos, producen la luz suficiente para proyectar la película.

Con estos objetivos consiguen modificar el tamaño de la proyección. Giran toda la cabeza y utilizan uno u otro en función de la necesidad.

Una vista de la cantidad de poleas y recorrido que hace la cinta por el proyector.

En cada sala de cine, existen dos ventanas: una a través de la que se proyecta, y otra por la que el operario puede tener una visión de la sala para ver si existe algún problema con la cinta, si hay alguien con una videocámara escondida grabando, etc… :-)

La ventana de la izquierda (la que utiliza el operario para comprobar lo que está sucediendo en la sala) la suelen tapar con una bolsa, papel, etc. porque la cortina con la que están provistas no parece efectiva para eliminar la luz de la sala donde están los proyectores. En la foto de más abajo se ve este caso.

La sala de proyección donde saqué estas fotos estaba equipada para 9 salas de cine. Por supuesto, para cada una de las salas: un proyector, un cuadro eléctrico independiente, sistema de rollo de cinta, rectificador, extracción de humos, ventanitas, dimer, etc. Las cámaras bien etiquetadas, no sea cosa que se proyecte la película en la sala equivocada…

En la parte trasera, como podéis ver, tienen un amperímetro con su correspondiente marca a rotulador de lo que debe marcar en condiciones normales (entiendo que para medir la intensidad que está consumiendo la bombilla) y un cuentahoras para saber las horas de funcionamiento del proyector y seguir el programa de mantenimiento (como el cuentakilómetros del coche).

Al parecer, estos proyectores, o mejor dicho, las bombillas de Xenón que consiguen la proyección de la cinta en la gran pantalla, producen un calor enorme. Este calor es evacuado por unas canalizaciones de tubo flexible de aluminio y un ventilador colocado en la propia cámara a modo de extractor.

Los rollos de cinta de 35mm son enormes. Para su manejo, utilizan unos platos metálicos unidos con un eje que posibilita que giren libremente. Hay uno por cada proyector, y varios que utilizarán de manera auxiliar. Al parecer, las películas las envían en 4 ó 5 partes: por cuestiones de tamaño y para evitar unos costes elevados de transporte y dificultad de manipulación durante el trayecto. Una vez reciben la caja con los 4 ó 5 rollos, los empalman y hacen un rollo grande en uno de los platos. Como veis, el etiquetado de las películas sigue siendo bastante rudimentario: cinta de carrocero y rotulador…

Como os he comentado antes, lo que posibilita la luz para la proyección de la película, es una bombilla de Xenón que hay dentro de los proyectores. Esta bombilla se alimenta en corriente continua a 110V (creo recordar estos valores de algún foro). Para conseguir la corriente continua, se utilizan unos rectificadores bastante grandes (como un cubo de 1 metro de lado) y pesados, situados en cada cuadro eléctrico de cada sala.

Otro elemento muy curioso, son unos dimers programables. Son unas cajas que controlan la iluminación de la sala en función del trozo de película que se esté proyectando. De esta forma, al principio estarán las luces encendidas, en los anuncios con una intensidad más reducida, durante la película totalmente apagadas, etc. En las siguientes fotos se puede ver este elemento, así como un programador de tiempos y el esquema con los tramos en los que se configuran los diferentes “ambientes” de luz…

Estas son las torres que controlan todos los parámetros relacionados con el sonido:

Esta pegatina estaba en cada uno de los proyectores. Como se trata de aparatos italianos, las indicaciones están en italiano. Este aceite no sé si será de refrigeración de la lámpara o interno del proyector, o bien se tratará de un aceite de lubricación para piezas móviles.

Hay un cuadro eléctrico para cada sala. Desde él se tiene acceso a todos los elementos de mando y protección eléctricos.

Hay una cosa que no me gusta en esta última imagen: proteger con un diferencial trifásico los diferentes circuitos monofásicos. En cualquier caso no cogí la foto con esta intención, sino para que veáis el nivel de detalle eléctrico que hay en los cuadros de cada sala.

El objeto de nuestra visita poco tenía que ver con ninguna de las fotos que he colgado: tenían un problema en la maniobra red-grupo que solucionamos cambiando la conexión de los cables de señal de red. El caso es que una vez allí fue totalmente imposible resistirme a enseñarle al mundo todo esto. Si algún experto o conocedor de estas instalaciones ve que he cometido algún error en la descripción de lo que allí vi, por favor, que me lo comunique. El operador de sala que estuvo con nosotros era nuevo y el pobrecillo no me supo dar ninguna explicación técnica de prácticamente nada: decía que llevaba trabajando en eso 2 semanas: sabía poner la película y arrancar los aparatos…

1. Rafael Gomis verdú
22/11/2009 11:07 pm

Hola, lo del Pickups, lo tenemos clavado en el alma, si que parece que se conoce con este nombre a los sensores inductivos utilizados en las guitarras eléctricas, pero el de la foto tiene toda la pinta de ser sensor capacitivo, si que se ven 2 opto sensores en la misma imagen y son los negros de forma triangular truncada que están mas abajo en la imagen “detectores ópticos de proximidad”.
El reportaje buenísimo e interesante, ánimo.
Saludos.

Es cierto. Acabo de darme cuenta en la propia foto. Son negros y están colocados en el módulo gris del que salen los 3 cables…
Gomis, eres un hacha. Si llegamos a juntarnos allí, acabamos desmontando el proyector (me quedé con las ganas de ver la lámpara…) :-)
Saludos!

Comentar

Debes iniciar sesi&oacte;n para comentar.

RSS