El siguiente artículo no tiene nada que ver con la electricidad pero me pareció lo suficientemente curioso como para publicarlo.

Hace unos meses, volviendo de viaje con mi amigo Marcos, nos encontramos por la carretera un coche que llevaba un remolque con un vehículo tipo “lancha americana de esas que van volando por los pantanos llenos de maleza y cocodrilos”, pero con ruedas. No lo pensamos dos veces: lo seguimos hasta que pare y les preguntamos qué es eso… Acabamos en la playa de Motril (Granada). Eran dos chicos majísimos que se dedicaban a diseñar, fabricar y probar estos artefactos a los que enganchan una vela de parapente (el paracaídas alargado) y hacían volar. Parece ser que están poniéndose muy de moda, se llaman paratrikes, y el modelo en el que subimos era “Parabuggy”.

No lo dudamos: negociamos un precio y en unos minutos estábamos volando. El primero fue Marcos. En el vídeo grabé el despegue y aterrizaje de Marcos, y unos minutos de mi vuelo: fue una experiencia formidable.

Antes de que despegáramos nosotros, un hombre de nacionalidad francesa tuvo un accidente en el despegue que, aunque sin consecuencias, nos hizo pensar un poco más lo que íbamos a hacer. Pero vamos, lo dicho: un poco… :-) Os dejo el vídeo del tortazo!

1. Rafael Gomis verdú
29/01/2010 01:48 am

!Más moral que el Alcoyano!, y subisteis después.
Saludos.

Sí, sí, tienes razón. Al principio nos quedamos un poco parados… Pero ¡qué narices: sólo se vive una vez!
Ahora lo volvería a repetir. De verdad que fue espectacular.
Saludos y gracias por participar!

Comentar

Debes iniciar sesi&oacte;n para comentar.

RSS