La primera vez que vi un turbo al rojo vivo, llame al fabricante para que me informara del tiempo que podría aguantar aquel motor en esa situación de esfuerzo mecánico. Se trataba de un suministro en unas bombas de extracción de agua para abastecer varios pueblos. La acometida se había quemado por sobreintensidad y nos pidieron un generador para mantenerlas en funcionamiento mientras reparaban la avería (una semana)… Se trataba de un 150KVAs que alimentaba 2 bombas de 75CV cada una con arranque por variador. Me sorprendió la respuesta: “mientras el motor no se pare por sobretemperatura, no te preocupes.” Así estuvo el generador, trabajando durante una semana sin interrupciones.

Con los años, en varias ocasiones he podido observar este fenómeno que no deja de cautivarme. La primera sensación, si se está de noche, es de que hay alguna luz encendida dentro del generador. Cuando abres las puertas, recibes un calor intenso con un foco perfectamente definido en la caracola de escape del turbo y canalizaciones de los gases de escape de las cámaras de combustión al turbo. Es curioso que el calor se reciba incluso con grandes corrientes de aire (trasiego de refrigeración del motor). Esto es debido a que la radiación infrarroja no se ve afectada: sale perpendicularmente desde el emisor hacia el exterior irradiando el calor y la luz al cuerpo con el que impacten.

Visión del turbo al rojo vivo

Visión del turbo al rojo vivo

El turbo que veis en las fotos, pertenece a un motor Caterpillar de 810KVAs prestando servicio de suministro principal en un centro comercial. Cuando tomé las fotos, llevaba 3 meses durante 24 horas al día, al 90% de carga (unos 1.000 amperios por fase). Por la noche el consumo bajaba al 60%, pero desde las 8 de la mañana, hasta las 12 de la noche, se pegaba ininterrumpidamente con un 90% de carga (variaba del 85 al 95). Al final de la operación, este generador resultó ser el que menos aceite de motor consumió, era inapreciable el humo del escape (los gases tenían una combustión perfecta), no rezumó aceite por ninguna junta… En resumen: de los 5 generadores gemelos instalados, este resultó ser el de mejor aspecto y funcionamiento de motor.

Esto confirma la teoría de que los generadores con horas de uso en vacío o con poca carga, acaban teniendo problemas de pérdidas de aceite en juntas que no llegan a ajustarse porque no alcanzan la temperatura de servicio, inyectores sucios y/u obstruidos, carbonilla y restos de sedimentos en escape, turbo y toberas… Es decir, que los generadores mejor conservados son los que se han sometido a un regimen de carga elevado, próximo al nominal (para lo que han sido diseñados).

A continuación, unas cuantas fotos de este fenómeno. Se puede apreciar que, cuanto más se acerca la noche, más pronunciado y llamativo es.

Vista del turbo al rojo vivo

Vista del turbo al rojo vivo

Vista del turbo al rojo vivoVista del turbo al rojo vivoVista del turbo al rojo vivoVista del turbo al rojo vivoVista del turbo al rojo vivo

Diferentes vistas del turbo al rojo vivo

Actualmente llevamos al límite de potencia generadores para comprobar su correcto funcionamiento y “limpiar” de carbonilla y sedimentos los escapes, cámaras de combustión, inyectores, etc. En definitiva, para mantener “en forma” el motor y reparar cualquier anomalía que se detecte en la entrega de potencia antes de que suceda con alquiler del generador con carga real en la instalación del cliente. Como nota curiosa: con la pistola de infrarrojos llegado a medir en estos puntos temperaturas que rondan los 600ºC

Comentar

Debes iniciar sesi&oacte;n para comentar.

RSS