Imaginaros la situación: nos llama la compañía eléctrica para que llevemos un generador a un transformador que lleva unas horas fuera de servicio. Llevamos 2 días ininterrumpidos de lluvias y viento: puede haber pasado cualquier cosa… ¡Incluso que el transformador ya no esté donde nos dijeron, sino unos metros barranco abajo!…